Apostolado

Vida de oración

La principal ayuda que la Auxiliar Parroquial de Cristo Sacerdote presta al apostolado parroquial es su vida de oración y penitencia. La fecundidad de nuestra misión dependerá de nuestra unión con Cristo, en un noble afán de juntar la contemplación con la acción. ¡Que te dignes enviar muchos Santos operarios a tu mies! ¡Te rogamos, óyenos!

Atención al culto

En el jardín de la Liturgia, Jesús es el centro.

Radiante figura que lo ilumina todo.

Escuela de monaguillos

Escuela de monaguillos

Se instruye a los niños y adolescentes en el servicio al sacerdote durante la Misa y otras celebraciones litúrgicas. Deben comprender que no sólo durante las ceremonias, sino que en su vida cotidiana tienen que seguir viviendo como “amigos” de Jesús llevando una vida de compromiso con la Iglesia.

Catequesis

En esta misión, se asemeja la Congregación de modo admirable al Sacerdote, porque enseña con la palabra, la sublime ciencia de la Religión y modela los corazones de los niños y de los adultos, cuando están a su alcance.

Animación del canto

¡Qué satisfacción más grande sentiréis, si por vuestra mediación conseguís que el pueblo cante las divinas alabanzas!

Este apostolado es eminentemente espiritual.

Talleres litúrgicos misionales

Su finalidad es formar el espíritu parroquial de aquellas almas con lecciones sencillas de pedagogía.

Guarderías

La mejor pedagogía es el amor aprendido en el Corazón de Jesús y de la Señora.

Convivencias y jornadas vocacionales

El Espíritu Santo, con el Padre y el Hijo, vive en la Iglesia mientras en la Tierra haya un corazón que palpite, una inteligencia que necesite luz y una joven que viva.

Visita a pobres, enfermos y ancianos

Los pobres son los privilegiados del Maestro divino. Trátelos con mucha dulzura, procúreles las limosnas necesarias y acérquelos al Sacerdote.

Secretariados parroquiales y Varios

En toda actividad parroquial, la Auxiliar Parroquial de Cristo Sacerdote sirve a la Iglesia.